ASPECTOS DEL VIVIR HISPÁNICO. ESPIRITUALISMO, MESIANISMO, ACTITUD PERSONAL EN LOS SIGLOS XIV AL XVI

ASPECTOS DEL VIVIR HISPÁNICO
Ficha técnica
Editorial:
EDITORIAL RENACIMIENTO, S.A. (SEVILLA)
Año de edición:
ISBN:
978-84-18818-63-9
Páginas:
244
Encuadernación:
Adulto
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
Colección:
Biblioteca del exilio

19,90 €
Comprar

Aspectos del vivir hispánico (Espiritualismo, mesianismo, actitud personal en los siglos XIV al XVI), impreso en Santiago de Chile en 1949, apareció algo después de la obra más conocida y polémica de Américo Castro, España en su historia (1948). En sus páginas, Castro había reflexionado sobre aquel «vivir desviviéndose» de sus antepasados, empeñados en sustentar su identidad en un catolicismo mesiánico. En el presente libro, escrito unos años antes, recapituló sus estudios sobre la nueva religiosidad de los siglos XIV y XV y la posterior recepción del erasmismo. E hizo patente su desesperanza ante la Guerra Civil y por la ruina una sociedad que empezaba a ser laica y liberal. Un extenso prólogo de José-Carlos Mainer ofrece una biografía intelectual del autor desde sus inicios en el Centro de Estudios Históricos hasta su muerte en 1972.

Américo Castro (1880-1972) fue uno de los primeros integrantes del Centro de Estudios Históricos, dirigido por Ramón Menéndez Pidal, y se formó en el ambiente de rigor intelectual y laicismo que provenía de la Institución Libre de Enseñanza. En 1925 publicó un libro fundamental, El pensamiento de Cervantes, primero que abordó los ingredientes intelectuales y las lecturas del escritor. Esto le había encaminado a un mejor conocimiento del erasmismo español y a la reconsideración de las creencias que, desde el siglo XIV al XIX, habían creado la excepción española en el marco de la cultura europea. El exilio de 1936 llevó a Castro a Estados Unidos donde escribió España en su historia (1948) –después titulado La realidad histórica de España–, seguido por numerosos libros: Hacia Cervantes; Origen, ser y existir de los españoles; De la edad conflictiva o La Celestina como contienda literaria. Murió en España, donde residía desde 1969, sin eludir nunca una polémica intelectual ni ceder en una sola de sus convicciones.