CONFESIONES VERDADERAS

CONFESIONES VERDADERAS
Ficha técnica
Editorial:
GRIJALBO MONDADORI, S.A. - MONDADORI
Año de edición:
Materia
Narrativa
ISBN:
978-84-397-2570-1
Páginas:
384
Disponibilidad:
Disponible en 1 semana
Colección:
ROJA & NEGRA

19,90 €

«Una novela magnífica.» James Ellroy


Los Ángeles, años cuarenta: en un solar es descubierto el cadáver mutilado de una joven. La prensa bautiza el caso con el sugerente nombre de ?la Golfa Virgen? y, de repente, un asesinato que podría haber pasado desapercibido en las páginas de sucesos se convierte en el ojo de un huracán de mayores dimensiones.

Dos hermanos, Tom, detective de homicidios, y Desmond Spellacy, sacerdote católico con ambiciones políticas dentro de la Iglesia, constituyen los ejes en torno a los cuales desfilan personajes involucrados en sobornos y tráficos de influencias, que nos llevan de los aposentos de un cardenal a un sórdido prostíbulo de suburbio; de los campos de golf donde los notables juegan sus partidas y entretejen sus redes de poder y corrupción a la humilde feligresía de una parroquia californiana; de policías de moral ambigua cuyos actos bordean la ilegalidad a la atormentada vida sentimental de Tom, cuya esposa entra en delirios místicos y cuya amante tiene la molesta virtud de avivar sus remordimientos.
Cuando se descubre la relación entre la víctima y alguien de vital influencia económica para iglesia, Tom tendrá que enfrentarse a su hermano y pedirle que haga una elección que marcará su destino: seguir los dictados de su conciencia o abandonarse a la ambición. Confesiones verdaderas trata de un crimen que no tiene soluciones, solo víctimas.

En una nueva edición prologada por Rodrigo Fresán y con una introducción de George Pelecanos, el clásico de John Gregory Dunne evoca el famoso asesinato de la Dalia Negra, que también sirvió de inspiración a James Ellroy para escribir la novela homónima que lo llevaría a la fama.


«Al final uno se da cuenta de que esto no es una historia sobre un asesinato. En realidad trata de temas importantísimos que la novela americana rara vez trata: la mortalidad y el paso del tiempo.» George Pelecanos