ECONOMÍA DEL MUNDO REAL. LA ECONOMÍA CONVENCIONAL FRENTE AL FUNCIONAMIENTO REAL DE NUESTRAS ECONOMÍAS

ECONOMÍA DEL MUNDO REAL
Ficha técnica
Editorial:
EDICIONES PIRÁMIDE, S.A.
Año de edición:
Materia
Ensayo económico
ISBN:
978-84-368-4149-7
Páginas:
176
Encuadernación:
Adulto
Disponibilidad:
Disponible en 1 semana
Colección:
Economía y empresa

19,00 €

En esta obra se trata de analizar por qué el paradigma dominante en Economía, como disciplina, no explica o no lo hace correctamente el funcionamiento real de nuestras economías de mercado, y eso no en cuanto a cuestiones de detalle o de especialistas, sino fundamentales. Ese modelo estándar se sustenta básicamente en unos supuestos aparentemente muy técnicos, que resultan ser claramente irreales al ser contrastados con las extensivas evidencias empíricas disponibles, pero que son la base de un postulado tan general del modelo estándar como el de la tendencia espontánea del libre mercado (ausencia de regulación por parte de los poderes públicos) a mercados perfectamente competitivos y en equilibrio para cualquier bien, un equilibrio general que es a su vez un óptimo de bienestar social. Y esto para una economía basada en empresas privadas -o capitalistas si se prefiere.
El tema se aborda en el libro empezando por mostrar cuáles son concretamente esos axiomas y supuestos deductivos centrales del modelo explicativo ortodoxo (o neoclásico) sobre cómo funciona la base de nuestras economías de mercado, así como las proposiciones o predicciones derivadas que culminan en el postulado resumido anteriormente. El contenido central del texto está dedicado a presentar una verificación sistemática de lo anterior con las respectivas evidencias empíricas históricamente acumuladas al respecto (en cuanto a costos y escala de producción, cómo se comportan las empresas, tasas de beneficios y tipos de mercado resultantes -en el eje competencia/poder de mercado-). Esta comprobación pone de manifiesto que tales supuestos y axiomas básicos, así como las proposiciones o predicciones centrales a que dan lugar, no se sostienen realmente frente a las extensivas evidencias empíricas en contra (algo ya apuntado hace tiempo por destacados economistas).(cont.)